Un CV de fracasos revoluciona la manera de presentarse a una entrevista

La propuesta de un profesor de la Universidad de Princeton, para terminar con la idea de que hay que presentarse como un ser perfecto ante el seleccionador

Hubiera sido espléndido asistir a la expresión del selector de personal cuando accedió al CV del postulante, donde enumeraba sus fracasos, en vez de sus éxitos profesionales.

Se trata de Johannes Haushofer, profesor de Psicología y Asuntos Públicos, de la Universidad de Princeton, quien enumeró todo aquello que no pudo conseguir: cursos a los que no pudo ingresar, financiación para investigaciones que no ha logrado y rechazos de artículos en revistas académicas. Lo peor de todo, según Haushofer, es que su CV de fracasos «ha recibido muchas más atención que mis investigaciones».

El novedoso CV del psicólogo de Princeton obliga a elaborar un neologismo: la «honestocracia», que significaría abrir las puertas a la verdad, sin máscaras ni sinuosidades. En vez de presentarse como equivalente de Superman o la Mujer Maravilla, se revela una persona con todos sus avatares negativos. El verdadero problema sobre el éxito o el rechazo de un CV con estas características es el selector, que navega por los circuitos tradicionales, con las anteojeras correspondientes.

De todos modos, no habrá nunca una seguridad total, por más recaudos que se tomen porque, como se hace referencia habitualmente, se ve la foto y no la película. El cuadro observado hoy no es más que un resultado. Y lo que es peor, como la vida de una persona es en verdad una especie de película, ésta seguirá evolucionando dentro de la empresa, y su final puede ser inesperado.

jorgemosqueira@gmail.com